Un ejemplo a seguir

Mirá como son, ¿no? Si no posteo nunca se quejan, si publico seguidito resulta que ahora soy una bloggera fashion, y lamentablemente nada más alejado a mi realidad.

Ojala tuviera una vida más similar a Kim Kardashian que a alguna de las amas de casa desesperada. Pero lamento desilusionarlos, no la tengo. Y no me me hagan ahondar en detalles que me pongo a puchear, y no puchero de llanto sino de gallina.

¿Cómo pueden pensar que soy una bloggera fashion? ¿Alguno vió alguna vez uno de estos blog?

Primero que nada, la mina siempre es flaca, no tiene granos, tendrá como mucho 25 años, tienen siempre un fotógrafo “profesional” a mano y unos papitos con una billetera lo suficientemente abultada como para comprarles ropa de diseñador, de la verdadera.

Yo carezco de, absolutamente todas, esas cosas. Puede ser que tenga buen gusto, pero sin un cuerpo que me sustente y una billetera que me auspicie se me complica un cachito el asunto.

Así que no se quejen, esto es lo que nos tocó. Ajo y agua.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s