Cuanta gente sola


Debo confesarles, mis queridos lectores, que aunque no escriba demasiado por aquí, mi “second life” sigue absolutamente vigente.
Primero fue esta bitacora, donde podía ventilar cualquier delirio e intimidad que se me viniera en gana.
Luego me atrapó el “libro de caras”, mejor conocido como faceboock, donde podía desarrollar mi olfato de sabueso frustrado, intentando desentrañar oscuros secretos de los no tan conocidos con los que establecí una amistad virual.
Y ahora, aunque mucho no lo entienda y quizás sea la causa de mi seudo vicio, me tiene atrapadisima el twitter.
Me parece una herramienta super interesante para los medios de comunicación y mis colegas periodistas. Eso de tener condensado en una sola página distintos titulares que si nos interesan (click mediante en el link) podemos leer con punto y coma incluidos, es lo que me atrapa.
En mi caso particular, cuanta nota que leo por ahí, que me parece interesante la “tuiteo” o “re-tuiteo”. Es que hasta ahora me parece una excelente herramienta de comunicación, que se amolda a estos tiempos modernos de caracter veloz, fugaz e instantaneo y donde todo debe caber en 140 caracteres con espacio.
Sin embargo no solo los profesionales y empresarios del periodismo le sacan el jugo a esta maravilla de la 2.0, también existe una extraña fauna que hace más des-uso que uso de esta herramienta.
Esta última a la que me refiero se contenta con exponer de manera constante y sonante cualquier cosa que le pase.
Digo yo ¿qué necesidad tienen de comentar que el te de jazmín les hace acordar a su jefe o que el gato les meo la cortina o que una ex les apareció en su messenger? Hechos que solamente les parece interesante a ellos mismos. A mi la verdad es que no me aporta nada de nada saber estas menudeces de su vida privada.
0 ¿es que no tienen con quien hablar? ¿No pensaron comprarse alguna mascota o planta, o en llamar a algun pariente que tenga ganas de conversar?
Capaz que sería un buen negocio crear un “Manda hablar al pedo al 2020 y contanos lo que quieras que por $3 más IVA por cada sms, te contestamos y todo”
¿No se daran cuenta que todas esas letritas que publican en la web no se borran cuando se actualiza el timeline, sino que quedaran para la posteridad, como grandes revelaciones de nuestro siglo a las futuras generaciones de internautas?
Y miren que yo no me caracterizo por ser una mujer de pensamientos muy elevados, pero si tengo respeto para con aquellos que se pueden llegar a cruzar con mi perfil de twitter, y les ahorro la perdida de tiempo que representa, el leer casi al paso y sin querer, que el que venía adelante mío en el colectivo se tiro un pedo ruidoso pero sin olor, cosa de la que no se dió cuenta porque venía con el mp3 prendido.
Desde mi humilde opinión de comunicadora social, creo que hay que ser un poquito más cauteloso y responsable de las cosas que publicamos, no solo de los demás sino también de uno mismo, porque uno nunca sabe quien es el que guarda toda esa data que publicamos y para que la pueden llegar a utilizar el día de mañana.


Facebook divino tesoro


Según mi amado, yo soy una avezada facebucologa, porque lo tengo tan estudiado al asunto, que descubro un montón de intimidades de todos los que pertenecen a mi red de amigos.
Cómo será que afilando el ojo descubrí que un amigo le ponía los cuernos a su novia o que una parejita conocida estaba peleada…Y no es que lo pusieron abiertamente en su estado, sino que uno que conoce la intimidad de esa gente, lee entre líneas los comentarios.
Pero el facebook no solo sirve para que yo sacie mi inmensa curiosidad, y despliegue mis mejores dotes de chusma, sino que además hasta me ha servido para hacer una especie de descubrimiento socio-antropológico de la vida sentimental de las mujeres.
No pienso revelar quienes fueron los sujetos de estudio, porque no da para andar incinerando así como así a la gente.
Acá el meollo del asunto es que he llegado a la conclusión de que aquellas mujeres que en su tierna adolescencia han sido chicas de si fácil, hoy están solteras, tirando a desesperadas.
Y las que han sido más recatadas en su pubertad, están felizmente casadas o emparejadas, para sorpresa de las primeras que se creían las más vivas del barrio, club o colegio porque tenían a todos los giles atrás de ellas, y eran las más “populares” de su circulo, siendo crueles y hasta discriminadoras con aquellas de más bajo perfil.
Porque acá y en la China, las mujeres en edad de merecer, que cambian de novio como de bombacha, no saben lo que quieren, por eso les da lo mismo cualquiera, y cuando uno no sabe lo que quiere termina quedándose sin nada o solo como en este caso.
Porque no estamos hablando de mujeres que se sienten tan satisfechas consigo mismas que no necesitan un hombre que le de sentido a su vida, porque por algo los han tenido por docenas…
Y hoy están desconsoladamente solas, publicando fotos de “la mejor etapa” de su vida, haciendo envidiosos comentarios del estilo “Que bien se te ve” a las que antes excluían, e intentando levantarse a algún gil que en el pasado tenía comiendo de la palma de su mano.
Así que chicas no hay que escupir para arriba porque el gallo siempre te cae en la frente… Además todo llega en esta vida a aquel que sabe esperar lo que esta buscando.